Blog dedicado a esas hermosas almas con cuerpo de mujer

"La mujer no nació de la cabeza del hombre para estar por encima de el ni de los pies para ser pisoteada, la mujer nació de la costilla del hombre para ser abrazada y protegida"

miércoles, 20 de enero de 2010

Mi extraño estilo de vida


Buenas noches mujeres, en éstas líneas les escribiré acerca de mi, de lo que soy, lo que pienso y lo que hago día a día en mi lucha por sobrevivir.

Me llamo Jesús, tengo 18 años, vivo en una humilde casa al sur de Barranquilla (Colombia), soy técnico en producción de televisión y multimedia, estudiante universitario de dirección y producción de radio y televisión.
Mi música favorita es el Rock y sus derivados, pero disfruto de la buena música que nos brinda cada región en el mundo, no me gusta colocarme una etiqueta en cuanto a lo que soy, solo soy yo mismo. Toco la guitarra y me encanta componer, al mismo tiempo saco mi espacio para escribir. Detesto a las personas que me critican por mi estilo de vida, lo que escucho, lo que me gusta, odio que me impongan un régimen, porque soy de alma rebelde.

En cuanto a la poesía, pues estoy muy enfocado en ese ser de quien nací, una mujer, y con quienes crecí a lo largo de mi infancia, muchas cosas me enseñaron. Soy completamente heterosexual aunque suelo pensar como mujer en algunas ocasiones. Llevo años haciendo poesía e historias, aunque no me gusta la idea de publicar un libro, no escribo por vender, solo lo hago porque me gusta, porque es mi esencia de ser.

Mi trato con las mujeres es muy especial, si se saben ganar mi confianza, desde que tengo uso de razón siempre las he respetado y nunca le he faltado el respeto a ninguna << a pesar de que muchas veces se han burlado de mi en la cara >>. Se me hace imposible tratar mal a una mujer y no me gusta tener aventuras, me gustan las cosas seguras. Les acepto por lo que son, no por lo que aparentan ser, ante mi no existen tabúes, me gusta que sean sinceras conmigo, porque siempre tendré para brindarles sinceridad.

Tengo más de dos años siendo soltero, pero a lo largo de éste tiempo me he podido conocer mejor a mí mismo, y si... he dejado pasar muchas oportunidades, pero no ha sido porque he querido, sino porque no me convenían. Soy un poco exigente cuando se trata de escoger una pareja.

Me encantan los animales, en especial los gatos, tengo dos que siempre me acompañan en mi rutina:
Uno de ellos es de un vecino que es el dueño de la tienda de víveres más cercana a mi casa, pero tanto se ha encariñado conmigo que me sigue a todas partes, parece mi sombra. El otro es considerado como mi hijo, lo recogí de un parque cuando apenas era un bebé, estaba flaco y sucio, sentí tanta lástima por él que decidí traérmelo a casa. Ambos me siguen a todas partes, por tanto los considero como mi sombra y los cuido tanto como me cuido a mí mismo.

Se que muchas personas me dicen que "aún no he vivido mucho", pero yo en el fondo se que he vivido lo suficiente como para saber diferenciar muchas cosas y para evitar "meter las patas" (cometer errores), porque se que la mayoría de los jóvenes entre los 16 y 21 años solo se interesan por vivir la vida desenfrenadamente, disfrutar de los placeres carnales. Esas cosas no son compatibles conmigo, me gusta sembrar para en un futuro recoger el fruto de éstas semillas. Suelo ser muy solitario, porque aún no ha llegado la persona con quien compartir buenos momentos. Cuando se trata de salir salgo, tengo mis amigos del barrio, de la universidad y de la infancia, con todos comparto momentos. También saco tiempo para compartir con mi familia, siempre me preguntan ¿ya conseguiste novia? yo les respondo "aún no".

Estoy joven, disfruto de lo que hago, me gustaría seguir contándoles de mi pero... por ahora solo les daré a conocer las cosas básicas de mi "YO" verdadero.

Mujeres:

Gracias por existir, por ser esa fuente de mi inspiración y por hacerme brindarles un espacio en mi blog, que muy merecido se lo tienen.


Sin más que decir, me despido por hoy.

Saludos y besos.

lunes, 18 de enero de 2010

Esa distancia


Era de noche la primera vez que te vi, estabas allí sentada, con tu mirada tentadora y esos ojos que a cualquiera deslumbran con su belleza. Tus cabellos rubios posándose de un lado a otro me hacían sentir atraído por tu figura. Mi timidez me impidió acercarme a ti, solo pude contemplarte desde lo lejos.

Aquella joven de aspecto juvenil, de delgada contextura, de cabellos rubios y de hermosa mirada me cautivó aquella noche, un sábado de octubre. Cada sábado en la noche pasaba por ese mismo lugar para verte nuevamente, allí sentada, tan hermosa como siempre.

Solo meses después, bajo la luz del sol te pude ver, estabas allí sentada, tan sonriente como siempre, yo, sin poder hacer ni decir, las palabras fluyeron en tu ser y me permitieron cruzar por el jardín de tu vida, para que yo así lograra conocerte de verdad.

Cada palabra, cada gesto, cada cosa que nos decíamos valía, mientras yo era hielo tu eras fuego, mientras yo era poesía tu eras consonancia y en medio de esa disonancia nos logramos entender. El tiempo nos permitió compartir muchas cosas.

Mientras yo era mas frío contigo, tú me atacabas mas, te empeñaste en conocerme como era debido, yo nunca me di cuenta, pero se que en ese entonces me hacías sentir bien. Como quisiera regresar el tiempo y abrazarte cuando mas quería, hacerte sentir lo que nunca antes habías sentido.

El orgullo fue el motivo que nos separó, creando barreras en nuestras relaciones y alejándonos de lo más importante que era para nosotros, la amistad. Ese orgullo cada día nos alejaba más, nos hacía olvidarnos de lo más importante en nuestra relación, el amor.

Una caja de chocolates y mi ausencia fue lo más sensato que encontré para darte en tu cumpleaños, haciéndole jurar a cupido que no te contase de mi existencia y que divagaras en tus propios pensamientos.

Varias lunas pasaron antes de que emigraras hacia otro destino, el viento fue quien me lo hizo saber, pero yo no me moví del mismo lugar. Los días transcurrían mientras yo te extrañaba en mi soledad.

Hasta que llegó el día de regresar, cuando volviste a mi vida enseñándome que en medio del orgullo aún se podía amar. Pero el destino es cruel y tal vez nos separe para siempre.
Yo nada puedo hacer, solo ver cómo te alejas, volando lejos, verte partir.

Maldito mi orgullo que me separó de ti, malditos mis miedos que me impidieron darte lo mejor de mi, maldita mi frialdad que me hizo no abrazarte cuando mi cuerpo a gritos lo pedía.

Ahora solo espero verte antes de tu partida, solo quiero abrazarte, quiero besarte y hacerte sentir en pocos minutos lo que quise hacerte sentir durante todo éste tiempo que el miedo se apoderó de mi. No voy a llorar, porque la vida continúa, no llores por mí, porque estaré junto a ti aunque kilómetros de distancia nos separen.


Esto va dedicado a una persona que fue muy especial en mi vida, de ella aprendí que a veces el orgullo y la desconfianza hace que no disfrutemos de esas cosas lindas que nos puede brindar la vida

viernes, 15 de enero de 2010

Mujeres


Miles de mujeres tenemos a nuestro alrededor,
Todas con sus sonrisas enternecedoras que hacen que soñemos con un beso,
Sus cabellos largos y teñidos o con su color natural nos enamoran un poco más,
Sus ojos nos reflejan el amor que tienen para dar,
Cada una con su belleza escondida, porque cada una tiene una belleza escondida,
Su ternura y sensibilidad las hace ser únicas,
Y con una mano nos entregan todo su afecto para consentirlas,
Valen mas que todo el oro de este mundo y,
Ni con toda el agua de mar alcanzaría para darles lo que se merecen,
Sin ustedes la vida no tendría sentido y no escribiría estas palabras,
Ustedes que son la fuente de mi inspiración
hoy puedo decirles que ni con mil palabras podría decirles todo lo que son
y todo lo que me hacen sentir,
Solo puedo decirles que son lo mejor para mi.

Dulce amada mía


Dulce amada mía,
Cómo decirte lo que siento,
Cómo expresarte con bellas palabras lo que me pasa,
Cómo explicarte lo que siento cada vez que estás conmigo.

Dulce amada mía,
Que cuando me hablas mi corazón se llena de alegría,
Que cada vez que hablo de ti me lleno de felicidad,
Que en el silencio de tus palabras me puedo acurrucar.

Dulce amada mía,
Me haces sentir alguien especial cada vez que me sonríes,
Cada vez que me dices que te inspiro paz y felicidad,
Cuán feliz me haces cada vez que te escucho reír.

Dulce amada mía,
Qué debo hacer para que no te vayas de mi lado,
Dime qué hacer para que puedas ser feliz,
Qué tengo que hacer para nunca verte llorar.

Dulce amada mía,
No sabes cuánta falta me haces cada vez que no se de ti,
Cuántas ganas que tengo de que caminemos junto al mar,
Cuántas ganas me dan de escucharte hablar.

Mujer de 30





Con tus labios sueño todo lo que me das,
En ti encuentro el amor que no encontré en mi hogar,
Aún en la cama siento tu perfume para amar,
No me importan tus 30 años de edad,
Solo me importa el amor que tu me das,
Me despierto junto a ti y estoy con algo mas que una mujer,
Una diosa que sabe como amar de verdad,
Un amor que siempre esperé pese a mi corta edad,
Mi familia interviene,
pero no se dan cuenta de lo que en verdad siento por ti,
Y solo tu sabes lo que he encontrado en tu amor,
Pasar las noches contigo me refugian en una manta de calor,
Que me cura hasta mi dolor,
Sabes como arreglar una situación,
Y sabes que yo no soy como cualquier otro,
Que solo te desprecia y te hace sufrir,
Encuentras en mi sinceridad,
Y yo encuentro en ti maternidad,
Voy a salir a la calle y voy a gritar ¡lucharé por nuestro amor!
Para que todos escuchen y se den cuenta de lo mucho que te amo,
Ojalá nunca nos separemos y seamos felices con nuestro amor.


Este poema va dedicado a esas mujeres mayores de 30 que por alguna razón han llegado a cautivar y ser cautivadas por jóvenes menores, o que de alguna manera u otra han encontrado la felicidad en ellos

jueves, 14 de enero de 2010

Noche de otoño


Bajo la luna caminando me encontraba una noche de otoño, mi corazón y alma se encontraban en color gris, vivía sin sentido, sin nadie a mi lado.

No se cuánto tiempo estuve allí, solo se que la lluvia mojó mis ilusiones y mi llorar, cuando te vi, estabas allí sonriente y te acercaste a mi con una linda sonrisa, invadiste mi soledad, con lindas palabras colocaste color en mi vida.
Todavía recuerdo esa noche, podía ver la luna reflejada en tu hermosa sonrisa.

Miramos la luna, hablamos de cosas, nos miramos fijamente, me besaste y juraste amarme para toda tu vida.

Cada momento que pasé junto a ti era una eternidad, ojala pudiera devolver el tiempo para compartir todos esos momentos vividos nuevamente.

Pero el destino es cruel y nos ha separado tal vez para siempre.

Una grave enfermedad te iba consumiendo, yo vivía ignorado ante aquella realidad; Hasta el día en el que tu corazón dejó de latir, tus ojos se cerraron y jamás se volvieron a abrir.

En tu tumba solo están mis flores, las flores que te llevo todos los días, para que siempre tengas una parte de mí.
Cada día salgo a caminar, esperando a que alguien vuelva a invadir mi soledad, pero ahí queda tu recuerdo latente en mi corazón, esperando a que algún día nos volvamos a encontrar y esta vez te quedes conmigo para siempre.

miércoles, 13 de enero de 2010

Miradas





Ojos de luna marina,
Se posan en la roca,
Van mirando hacia mi vida,
Me cierran la boca,

La noche oscurece,
Vas en compañía,
Tu mirada crece,
Se cruza con la mía,

Hermosa y divina,
Como las estrellas,
Tus ojos me miran,
Lanzando centellas,

Se pasan los días,
La noche se cubre,
Tu mirada decía,
“El misterio descubre”.

A una hermosa rubia


El mar me recuerda el color de tus ojos,
El oro me recuerda el color de tu cabello,
La miel me recuerda tu belleza interna,
Y la primavera tu belleza externa,
La luna me recuerda el día en que te conocí,
Las estrellas el día en que me enamoré de ti,
El cantar de los canarios me recuerdan tu hermosa voz,
El olor de las flores tu hermoso aroma,
Con solo mirar la ribera me acuerdo de cinco letras
que forman un hermoso nombre: R_U_B_I_A

Ella


Ella es mi deseo maduro,
Un corazón desecho,
Un amor para guardar
en lo más profundo de mi corazón,
Ella es la razón de mi pasión,
Un amor imposible,
Una flecha puesta
en el centro de mi dolor,
Ella es más que mi vida,
Y aunque nunca lo sepa
lo llevaré siempre en el corazón,
Ella es mi tormento mi paz y mi aliento,
Ella es mi ternura,
Mis ganas de escribir,
Mi corazón en palabras,
Ella es mi amor sincero,
Ella es mi te quiero,
Es una cosa difícil de explicar,
Algo que llevo para soñar,
Ella es una mujer dorada,
Un tesoro oculto,
Es la diosa de mis sueños,
Ella es el calor de mis noches,
La manta que me cubre,
Es la lluvia que roza mi piel,
Ella es la flor que adorna mi vida,
La sensibilidad que me acompaña,
Ella es mi noche de pasión,
Sobre todo es mi inspiración.

El encanto de tu amor


Tienes el encanto de enamorarme en el dolor,
Sin saber si lo que siento es amor,
Robándote mi corazón en rejas de pasión,
Qué tiene tu belleza que despierta mi destreza,
Tu cabello negro me vuelve hielo,
Y tu piel blanca me lleva el alma.


Eres la diosa que llena y rebosa mis pensamientos,
No hay noche de invierno que no me pases por el pensamiento,
Has despertado las ganas de amarte entre el bien y el arte que tengo para darte,
Aunque me digas que tengo que dejarte no podré olvidarte.


Sino me quieres mi corazón se muere,
Tan solo dame un motivo para que te espere,
Porque por ti vivo y desvivo,
Pensando en ti sigo mi camino,
Seguiré pensando en ti en el dolor y el olvido.

Lo que me hacen decir



Parado sobre este edificio miro a mi alrededor,
Veo 3 lindas mujeres pasar por la calle,
Tienen estilo aunque no sepa cuál es su modo de ser,
Recuerdo los momentos en los que las he hecho sentir mal,
También recuerdo los momentos en los que por ustedes he sufrido,

A veces me da lástima que muchas jóvenes quieran ser maltratadas,
Pisoteadas por hombres que no valen ni un centavo,
Despreciando así a los hombres de verdad,
Pero lo más irónico es que les gusta que las traten así,

A veces cierro los ojos y quiero despertar,
Saber si son un sueño o una realidad,
Pues de una mujer he nacido y por una moriré,
A una que recordaré en lo más profundo de mi ser,
Y por unas en las que en balde lloraré,

Haré lo necesario para respetarlas,
No hay más inspiración solo está la dura realidad,
Que hoy para ustedes nada se me ocurrió,
Solo estas palabras que tal vez a algunas no les gusten por la dura verdad,
Pero ni con mil palabras se describiría a una mujer ni lo que hacen sentir,
La esencia de su amor es lo mejor que nos podrían dar.