Blog dedicado a esas hermosas almas con cuerpo de mujer

"La mujer no nació de la cabeza del hombre para estar por encima de el ni de los pies para ser pisoteada, la mujer nació de la costilla del hombre para ser abrazada y protegida"

domingo, 31 de octubre de 2010

Una noche




Llega la noche y junto con ella unos sueños que difícilmente dejo de recordar,
Que marcan mi soledad y lo prohibido me hacen probar.
Hoy solo recuerdo ese lugar a donde pude entrar y verte llorar,
Muy dulcemente tu pelo acaricié y tus labios besé.
Prenda por prenda fui quitando de ti,
Como una venda que te envolvía por todo tu ser,
Tu existir.
Veía que me besabas y mi camisa quitabas,
Parecía tan perfecto ver cómo te desnudaba sin que nadie nos viera.
Aún no se por qué llorabas,
Solo se que aquel momento secó las lágrimas de tus ojos,
Me hiciste sonreír.
No se si aquella noche hicimos el amor, no se si eras virgen o no,
Realmente eso no importa en estos momentos,
Solo se que aquella noche te hice sonreír.
Te vi desnuda,
Tú también a mí,
No nos importó lo prohibido,
Solo me dejé llevar por mis sentidos,
Mis deseos,
Algo que el cuerpo me pedía a gritos.
Esa dulzura que llevo dentro la vi reflejada en ti,
Quise que esa noche jamás acabara,
Pero las puertas de aquella habitación se abrieron y mi cuerpo despertó,
Que linda noche tuve,
Llena de deseo y cariño.
Ya en la realidad solo queda el recuerdo de una noche prohibida,
Esperando nuevamente a volverte a soñar.

sábado, 23 de octubre de 2010

Mi amiga

 

Me encuentro en el lugar más alto
Viendo un panorama hermoso
Todo es lindo y bello
Pero una tristeza opaca la felicidad que siento
Y eres tú
Imaginar que ésta tarde pudo haber sido de los dos
Pero el destino nos tenía preparados caminos distintos
Separados el uno del otro y me pregunto
Qué harás en estos momentos
Cómo será tu tarde
Qué mirarán tus ojos
Qué sonido escucharás
O simplemente qué sentirás
Por mi parte yo me encuentro acá
Viendo caer la tarde y recordándote
Apreciando la belleza del paisaje
Pronunciando tú nombre
Y escuchando el latido de tu corazón
Que el viento me trajo como regalo
En fin ¿sabes qué hago?
Simplemente pienso en ti…


Este poema lo encontré en la web hace ya algún tiempo... Escrito por Anónimo.

viernes, 22 de octubre de 2010

Nadia


Hola Nadia, espero que te encuentres bien cuando leas esta entrada...

No me salen las palabras para esta situación bajo la cual debes estar pasando, se que no es fácil, es difícil asimilar la perdida de un ser querido...
Se que ahora te encuentras muy lejos de mi tierra y que debes estar pensando en retomar tus estudios. La verdad me cogió por sorpresa esa noticia tan inesperada por nosotros.
No sabes cuánto me gustaría estar allí contigo y brindarte mi apoyo, estar ahí para abrazarte y decirte que no estás sola, que estoy contigo en esta situación tan dura por la cual estás pasando...

Es una lástima que hayas tenido que irte así de esa forma, me hubiese gustado compartir más tiempo contigo, me ausenté por unos días debido a que no tenía PC y como esa era nuestra única forma de estar en contacto... Por algo suceden las cosas y bueno, eso hay que aceptarlo.

Esto no es una despedida, tampoco un hasta luego, solamente un "espero saber de ti pronto"...

Te voy a extrañar nenita!!!

P.D.: Avísame cuando vuelvas al país!!!

T.Q.M.

Besos

sábado, 16 de octubre de 2010

Aún


 
Aún recuerdo aquella tarde,
Cuando en mi cama os acostasteis,
Te recostaste en mi hombro,
Y entre caricias una historia escribimos.

Aún siento cómo subía la temperatura,
Mis manos se hacían atrevidas,
Tus labios se juntaban con los míos,
Y la lucha entre el instinto y la razón.

Aún recuerdo que el deseo nos ganó,
Que nos estimulamos con los besos,
Dejando atrás nuestras vestiduras,
Y nuestros cuerpos descubriendo.




Aún percibo tus dedos por mi cuerpo recorrer,
Subiendo el clima de mi habitación,
 Descubriendo un nuevo mundo en mi vida,
Y dejando fluir la pasión.

Aún recuerdo la unión de nuestras masas,
En un ritual de excitación,
Donde solo abunda la imaginación,
Y la realidad desaparece.

Aún recuerdo nuestras lenguas fusionarse,
Boca a boca asfixiarnos,
Con el aire apunto de acabarse,
Y las palabras ocultarse.

  
Aún presiento el tiempo desaparecer,
Todavía detallo el instante,
De tu figura en mi cama posar,
Y a mis ojos cautivar.

Aún recuerdo el sabor de tu boca,
Escucho las pocas palabras que intercambiamos,
Ver tu sonrisa ruido aparecer,
Y sentir el temor de que alguien nos pudiera ver.
 
Aún siento que tu pecho acaricio,
Mover mis dedos entre tus caderas,
Juntar tu boca con la mía,
Y ver tus cabellos mojarse.

Aún recuerdo tus labios morder mis hombros,
Mi boca recorrer por tu existencia,
Tocar cada rincón de tu ser con mis manos,
Y saborear tu rica esencia.




Aún te encuentras en mis sábanas,
En lo más profundo de mi cama,
Tu cabeza en mis almohadas,
Y tus manos en mi espalda.

Aún está el cansancio de aquel momento,
Lentamente recorriendo por mi cuerpo,
Adolorando mis extremidades,
Y tirándome en la cama.

Aún siento tu olor entre mis cobijas,
Recuerdo cada movimiento,
Irrumpir entre mis pensamientos,
Karma lento sin final.