Blog dedicado a esas hermosas almas con cuerpo de mujer

"La mujer no nació de la cabeza del hombre para estar por encima de el ni de los pies para ser pisoteada, la mujer nació de la costilla del hombre para ser abrazada y protegida"

lunes, 24 de enero de 2011

El después


Ya un poco más sereno y sentando cabeza puedo decir que no me arrepiento de mi decisión, ha sido lo mejor que he podido haber hecho y no me arrepiento por ello. Por más que la extrañe ahora (aunque menos), no voy a mirar atrás...

Ayer fue un día para el olvido y en base a su mensaje en mi bandeja de entrada voy a escribirle lo que siento aquí, porque ya no pienso perder el tiempo en una discusión que ya quedó en el ayer...

"Pues sencillamente no me arrepiento de lo que dije o hice, yo tengo mi valor, no soy un cualquiera con el que puedes hacer un experimento... Si, soy un niño lo reconozco y no tengo apuro en crecer, pero no juego con el tiempo de nadie y si digo las cosas es para mantenerlas en pie, no para salir más tarde con otros argumentos. 

Ahora te pregunto ¿Entonces para qué diablos te metiste conmigo? (ahora me sales con que te equivocaste) Si a tu vida han llegado "HOMBRES" experimentados quienes si te quieren por lo que eres, tal como me lo has dejado claro en tu mensaje.


Reconozco que quizá me haya excedido un poco escribiéndote, más de lo que mereces, pero por tu silencio absoluto y por tu falta de valor para decirme las cosas de frente es que hago esto. 


Eso de que quisiste intentarlo conmigo no te lo crees ni tú misma, tu sabías bien a lo que ibas desde que te metiste conmigo y luego me querías como un amigo cualquiera de esos que te encuentras en el msn y saludas cuando te da la gana y vas a ver cada siglo, uno de esos con los que no hay contacto  ni físico ni espiritual... Yo no funciono así, NO SOY UN MONTÓN DE LETRAS, soy una persona REAL, de carne y huesos, me doy mi valor.


Y ya no busques más excusas para llenarte la boca de argumentos diciendo que soy el culpable, porque yo también te aguanté muchas cosas y en muchas ocasiones callé aún teniendo la razón, y sí tengo los pantalones para decir las cosas de frente.


No te odio ¿sabes? No tengo por qué hacerlo, ya eso quedó en el ayer... Me diste muchas cosas bonitas, no lo puedo negar, pero también sufrí porque me hiciste daño y eso no lo puedo cambiar...


Decidí irme por mi propia cuenta, porque no puedo pretender ser tu amigo cuando en estos momentos no me encuentro en las condiciones para hacerlo, porque aún me hace daño el solo verte o saber de ti sin poder hacer o decir más de lo que debo. 


Pues solamente espero que algún día cambies esa forma de ser tan apática ante la sociedad, porque no serás joven toda la vida y no quiero que te quedes sola cuando mereces muchas cosas más... Eres una persona muy especial, pero hay muchas cosas que tienes que cambiar... No soy nadie (y nunca lo he sido) para decirte estas cosas, solo te las digo porque las siento, es todo.


Y no te preocupes, si algún día decida verte como una buena amiga... Tal vez, tal vez pase muchísimo tiempo...


Pero mientras tanto, yo de mi parte, con todo el dolor de mi alma y corazón... Te doy mi adiós..."


PD: No estoy molesto por lo que ha pasado en las últimas semanas, solo me da rabia que primero me salgas con una cosa y luego con otra.


Ahora me espera un largo período de tiempo para sanar mis heridas y abrirme a la oportunidad de conocer a más personas, en una semana entro a la universidad (si Dios quiere) y retomaré nuevamente mi vida laboral. Aún me falta reacostumbrarme a la soledad y a muchas otras cosas, pero ese trabajo no me corresponde a mi, sino al tiempo.

 

1 comentario:

  1. El tiempo cura todo dicen... lo mejor es tomar todo como un aprendizaje de los errores tambien se aprende, esta historia que viviste amigo mas adelante te servira como experiencia, aunque hoy duela, aunque cueste desacostumbrarnos a su compañia...hay que seguir. Suerte en la U!
    muacks

    ResponderEliminar