Blog dedicado a esas hermosas almas con cuerpo de mujer

"La mujer no nació de la cabeza del hombre para estar por encima de el ni de los pies para ser pisoteada, la mujer nació de la costilla del hombre para ser abrazada y protegida"

viernes, 8 de julio de 2011

Lo que me identifica como costeño

Si bien los costeños nos identificamos por ser personas cálidas y muy tratables, todo aquel que ha venido a la costa tiene el privilegio de saber que es así. Somos seres muy apegados a la familia y las amistades. Dicen que somos alegres -hago aquí un paréntesis, ya que García Márquez desmiente esa frase diciendo "los costeños no somos alegres sino eufóricos"- en fin. Tenemos el mar muy cerca, el calor del sol tan intenso y ese hablado típico que nos caracteriza, nos encanta la rumba, tenemos distintos géneros musicales típicos de la región, como son: el vallenato, merecumbé, champeta, etc. Somos una cultura muy movida, muy constantemente.

Ahora mirándome a mí mismo, me doy cuenta que mi modo de vida y mis costumbres distan mucho del costeño habitual (a pesar de mi acento tan marcado). No soy muy apegado a la gente, creo que mis amistades lo han notado -por épocas desaparezco sin dejar rastro ni dar señales de vida, luego aparezco como si nada- no me gusta bailar -nunca he aprendido a hacerlo y lo detesto, aunque suelo tocar varios instrumentos-, no soy tan "mamador de gallo" como mi gente -eso toda la vida me ha caracterizado, soy muy serio en mis cosas. Pocas veces me pongo a "mamar gallo" con algunos de mis amigos, no todos-, no me gusta mucho el mar -aunque si adoro contemplarlo desde la orilla, mucho más cuando amanece o anochece-, odio el vallenato -aunque me pasan algunos temas- y la champeta no es que me agrade mucho -a pesar de todo la tolero al máximo-, del merecumbé poco conozco -a veces pienso que es más bien de la época de mis abuelos-.

Si me preguntan ¿qué tan costeño soy? diría: "hablas con el costeño menos costeño de todos". Tal vez esté exagerando, decir "¡Eche! ¡Nojoda! ¡Eche!" no me hace más costeño, aunque sí marque una diferencia en nuestro lenguaje cotidiano.Nací en la costa y más orgulloso no puedo sentirme de vivir en un paraíso como éste, mi Barranquilla querida, mi costa caribe.

Ésta es la personalidad que me identifica, mi modo de vida, no es tan costeño como los demás. Pero nací en la costa y vivo en ella, más de acá no puedo ser. De alguna manera u otra hago parte de la cultura de la costa y eso es algo que nada ni nadie cambiará.

No hay comentarios:

Publicar un comentario