Blog dedicado a esas hermosas almas con cuerpo de mujer

"La mujer no nació de la cabeza del hombre para estar por encima de el ni de los pies para ser pisoteada, la mujer nació de la costilla del hombre para ser abrazada y protegida"

domingo, 28 de agosto de 2011

Mi peor dolor

Hoy no tengo palabras... No tengo ganas de nada... No hay lugar donde me pueda refugiar... No hay peor dolor que este que estoy sintiendo en vida, que me come lentamente, me abrasa y me hace mal...

Cada vez que le fallamos a esos seres que más amamos, por aquellos que daríamos nuestras limitadas vidas a ojos cerrados. Ese amor que va más allá de cualquier frontera, un amor mucho más grande que el mismísimo Jesús (para aquellos que creen en él)...

Que se vaya a la mierda mi vida personal!! Ahora solo me importa sufrir en el silencio, escudarme tras este insignificante blog, solo por él, por devolver esos 5 minutos en los cuales se bloquearon mi razón y entendimiento, llegando al comportamiento más bajo y primitivo del ser humano: "agredir a la persona que más amamos". Si pudiera regresar el tiempo, contaría hasta 10 y me calmaría.

Hoy siento cómo una parte de mi se retuerce en el dolor, se arrastra por los suelos, me calcina, me hace navegar en un mar de tristeza como si el golpe lo hubiese recibido yo (cómo quisiera que eso hubiera pasado).

No puedo devolver el tiempo, ya el daño está hecho, los golpes sanarán, pero la niñez jamás regresará...


Si algún día lees estas líneas, sabrás lo mucho que me duele, aunque lo hice por tu bien, no medí las consecuencias. Siento que te he fallado, me siento la peor persona del mundo, este es el peor castigo que la vida me ha podido dar. Es como una carga que no puedo soportar, un dolor que no se puede curar, una herida peor que la que te pude causar... HERMANO MÍO!

Cuánto adoro a esa criatura, por la que tanto me desvivo, a quien veo como a un hijo, por quien daría mi vida aún si no la tuviera... Por quien sufro mucho más que por cualquier cosa en este mundo... Después de mi mamá, él es el tesoro más grande que ha podido llegar a mi vida, daría por él diez años de mi vida por un minuto de su felicidad...

No hay comentarios:

Publicar un comentario